El nacimiento de roma, ha supuesto un gran cambio en la vida de Laura Escanes. Si bien no se podrían llmaar sacrificios a estos cambios, puesto que los ha hecho con todo su amor e ilusión.

El primer ‘sacrificio’ que tuvo que hacer Laura Escanes, fue renunciar a su increíble vestidor. Junto a Risto Mejide, ambos sacaron todo lo que había en la habitación, y con un gusto impecable, amueblaron el cuarto ideal para la pequeña Roma. Desde su llegada el pasado 3 de octubre, la vida de la influencer y el presentador ha dado un drástico giro, aunque no es la primera vez para su marido.

Día a día, Laura Escanes se adapta mejor a su nueva vida como madre, haciendo las mismas cosas que antes, pero con un añadido. Ahora hay una pequeña personita que no le quita el ojo de encima. La joven no se separa de la pequeña, y por ello, ha adaptado su casa a la nueva situación.

View this post on Instagram

Last night 💫💫💫💫

A post shared by Laura Escanes (@lauraescanes) on

Laura Escanes hace un gran cambio

«He pasado de tener una mesa a tener una colchoneta, un gimnasio, una hamaca, una cuna, mantas, peluches, baberos…«. Hace poco más de un año que Laura Escanes compartía varias fotos de cómo era el resultado final de su casa en Barcelona junto a Risto Mejide. Pero a través de sus stories en Instagram, ha sido casi imposible reconocer la estancia.

Laura Escanes se ha sometido a un nuevo sacrificio, la armonía que había en su salón, ha pasado a ser un caos adaptado a su nueva etapa en la vida. Aunque eso sí, no se muestra arrepentida de ninguno de los cambios que ha tenido que hacer por Roma. Ni siquiera, tener que pasar toda su ropa al armario que hasta hacía unos meses, pertenecía solo a su marido, Risto Mejide.