Este año no está siendo el mejor para la familia de Iker Casillas. él tuvo que abandonar su profesión debido al infarto que sufrió, y su mujer ha sido operada de cáncer de ovario. Pero parece que las aguas vuelven poco a poco a su cauce.

Por si fueran pocos los problemas de salud que ha vivido la familia de Iker Casillas, sus vacaciones también se vieron salpicadas por malos días. Sara Carbonero compartió una tierna foto de Martín jugando en una de las piscinas del pequeño pueblo de Navalacruz, el cual  vio crecer a Iker Casillas.

Poco después, el futbolista publicó una nueva foto en la que aparecía un helicóptero recogiendo agua de esa misma piscina para la extinción de un incendio.

La pareja se llevó un buen susto, pero por suerte todos están bien. Desde que sufrió su infarto de miocardio el pasado mayo revisa mucho su salud, por eso acude periódicamente al médico.

View this post on Instagram

Next level!! 💪

A post shared by Iker Casillas (@ikercasillas) on

Iker Casillas comparte sus resultados médicos

«Todo va despacio, pero tiene que ser así. Calma y avanzando poco a poco. Todas las barreras se tienen que superar. No hay obstáculo. Tu mente debe estar limpia. No quiero ser ejemplo de nada. Sigamos con esta pelea!!» Estas han sido las palabras con las que Iker Casillas ha compartido en sus redes sociales los resultados de su última revisión médica.

Parece ser que todo progresa adecuadamente en la vida del futbolista. Aunque ha tenido la profesión que tanto ama, prefiere cuidarse hasta saber que está completamente fuera de peligro.

Ya trató de volver al fútbol poco después del infarto, y no fue una buena idea. «Ese momento de reflexión. Ese lugar que te atrapa y te impide moverte. Solamente observas el horizonte e imaginas cosas… ¡Fantásticas que llegarán!» Este ha sido uno de los mensajes que ha publicado recientemente en su cuenta de Instagram, su forma de reflexionar sobre  este ‘gol que le ha metido la vida’.